IoT2020- Internet of food and farm

El plan IoF2020, liderado en Almería por la UAL y COEXPHAL, aplica el Internet de las cosas a la agricultura

El avance de la tecnología es imparable, y ello afecta también a la gestión de nuestros invernaderos. El Internet de las cosas aplicado a la agricultura ha dado lugar al Internet of Food and Farm. Su objetivo, como indican los profesionales involucrados en este estudio, es “ambicioso”, pues consiste en hacer de la agricultura de precisión una realidad y dar un paso vital hacia una cadena de valor alimentaria más sostenible.

Este proyecto, que cuenta con el respaldo de la Comisión Europea con un presupuesto de 30 millones de euros, se llama IoF2020 (Internet of Food & Farm 2020). Empezó en enero de 2017 y durará 4 años. El consorcio lo componen 71 socios de 16 países. En nuestra provincia, la Universidad de Almería y COEXPHAL lideran 1 de los 5 paquetes de ensayos. La UAL aporta un grupo de más de 10 investigadores, liderado por el catedrático Manuel Berenguel, la doctora Cynthia Giagnocavo y el doctor Jan van der Blom.

El Internet de las cosas

El Internet de las cosas (Internet of Things, IoT) es ya una realidad consolidada en el área de la tecnología. Se trata, como indica la profesora Cynthia Giagnocavo de «la interconexión a través de la red de diferentes objetos físicos que contienen tecnología incorporada que les permite realizar procesamientos de datos y algoritmos, así como comunicarse o interactuar con sus estados internos y el entorno que les rodea. El IoT se enmarca dentro de la tendencia actual a crear nuevos conceptos para prácticas que son habituales en entornos industriales o empresariales pero que se han extendido a todos los ámbitos de la sociedad como consecuencia de la conexión masiva de dispositivos de todo tipo a Internet».

Pero, ¿cómo se aplica el Internet de las cosas a la agricultura?

Cynthia GiagnocavoGiagnocavo sostiene que el IoT “tiene un potencial revolucionario. Una red inteligente de sensores, actuadores, cámaras, robots, drones y otros dispositivos conectados permite un nivel de control sin precedentes y una toma de decisiones automatizada. El proyecto IoF2020 explora el potencial de las tecnologías IoT para la industria alimentaria y agrícola europea”. Con la ayuda de las tecnologías IoT, se logran mayores rendimientos y productos de mejor calidad. El uso de pesticidas y fertilizantes disminuirá y se optimizará la eficiencia general. Las tecnologías IoT permiten una mayor trazabilidad de los alimentos, lo que aumenta la seguridad alimentaria.

Como indica Cynthia Giagnocavo, el proyecto IoF2020 (Internet of Food & Farm 2020) “está dedicado a acelerar la adopción del Internet de las cosas para asegurar alimentos suficientes, seguros y saludables y para fortalecer la competitividad de las cadenas agrícolas y alimentarias en Europa. Pretende consolidar la posición líder de Europa en la industria mundial de IoT mediante el fomento de un ecosistema simbiótico de agricultores, industria alimentaria, proveedores de tecnología e institutos de investigación”.

Este ensayo que se está llevando a cabo en Almería ha sido objeto de un reportaje en Euronews el pasado mes de noviembre. Además, agencias de los gobiernos de China y Brasil han solicitado información a la UAL para desarrollar iniciativas similares.

En definitiva, como señala Giagnocavo, la IoF2020 “pretende allanar el camino para una agricultura basada en datos, operaciones autónomas, cadenas de alimentos virtuales y nutrición personalizada para los ciudadanos europeos”. De esta manera, nuestra agricultura será más “inteligente” y sostenible. A medida que se implante el IoT y la digitalización en agricultura, los agricultores podrán dedicar más tiempo a analizar opciones de mercado, comunicarse con sus clientes e incluso con los ciudadanos que están muy involucrados en la agricultura hoy en día.

Cabe destacar también que durante los días del 28 de febrero al 2 de marzo se celebrará en la UAL la reunión anual del proyecto IoF2020 (Internet of Food & Farm 2020), a la que se espera que acudan unos 150 investigadores y múltiples instituciones interesadas.

Deja un comentario