Robots, ¿el futuro de la agricultura?

Por 23 enero, 2019Agricultura

Inteligencia artificial, Internet de las cosas (IoT), robots…, todos estos son términos que empiezan a ser frecuentes en nuestro hablar cotidiano y en nuestras vidas. Pero estos avances tecnológicos, ¿se podrían aplicar a la agricultura? Las investigaciones realizadas hasta el momento apuntan que sí. Veamos lo que se está realizando en materia de robótica aplicada a la agricultura.

El investigador Enrique Dans, que estudia los efectos de las innovaciones tecnológicas sobre las personas y la sociedad en su conjunto, afirma que ya está teniendo lugar la “aparición de robots relativamente sencillos capaces de recorrer las zonas de cultivo, localizar malas hierbas mediante algoritmos de visión computerizada, y administrar esos herbicidas de manera localizada, exclusivamente sobre la planta que se pretende eliminar, en lugar de hacerlo de manera extensiva e indiscriminada, con el consiguiente ahorro de costes y alivio en las consecuencias ecológicas de ese uso masivo de productos químicos”. Por esta razón, las grandes empresas agroquímicas están tratando de adquirir negocios que trabajen con tecnologías similares, preparándose así para una disminución en la demanda de sus productos químicos.

Existen opiniones a favor y en contra de la entrada de robots en el campo, pero lo cierto es que desde hace años grandes marcas de mecanización agrícola, universidades e institutos de investigación estudian la posibilidad de introducir robots en el campo. Los que se oponen creen que los robots solamente sirven para desempeñar tareas sencillas, que realmente no pueden sustituir a los tractores y aperos que se utilizan en el campo. Pero sus defensores afirman que los robots vienen a hacer una agricultura diferente.

El ejemplo más rápido para ilustrar esta situación es el de los robots cortacésped.  Lo primero que te explican cuando instalas uno en el jardín es que el robot no siega la pradera. No espera a que la hierba crezca para cortarla a determinada altura. No. Lo que hace un robot cortacésped es ‘mulching’: sobre un césped a la altura exacta, cada día, a cada rato, va quitando sólo una pizca, la punta, que al ser en su mayoría agua, ni hay que recogerla, añadiéndose al suelo.

Pues eso es lo que los robots vienen a hacer. A revolucionar las tareas agrícolas. A hacerlas de otra manera. Tratando casi hoja por hoja, gracias al apoyo de sensores, digitalización y gestión de datos y algoritmos. Conectados en red, basados en datos.

El método de los robots

El profesor de la Universidad británica de Estudios Agrícolas Harper Adams, Simon Blackmore, destaca que a los robots le ha llegado su momento. Blackmore sostiene que en la moderna agricultura gastamos demasiada energía en ‘romper’ y ‘arreglar’ una y otra vez el suelo. Dañando el suelo por la compactación que provocan grandes máquinas. Y asegura que en las economías de escala este incesante incremento del tamaño de la maquinaria ha tocado techo: las máquinas ya no pueden ser más grandes (entre otras cosas porque ya no caben ni en la carretera ni en los túneles del tren). Y, por supuesto, no valen para las parcelas más pequeñas, que son muchas más por el mundo que las grandes explotaciones.

Blackmore aboga por dejar el modelo ‘industrial’ para ir a uno más flexible, que se adapte a los precios de los productos, las leyes o las circunstancias climáticas según el momento, basándose en datos y en la automatización, reduciendo el impacto ambiental.

Esta nueva propuesta se asemeja al ejemplo puesto inicialmente del ‘mulching’; micro-operaciones en el terreno; preparación localizada del suelo, localización de plagas y problemas de la cosecha en tiempo real con sensores de todo tipo; microtratamientos de protección de cultivos (pulverizando sólo una gota en cada hoja), eliminación manual de malas hierbas, cosecha selectiva de sólo los frutos verdaderamente listos para vender (evitando mermas), microsiembra; micro-roturación (con pequeños rotocultivadores o labor vertical); trabajo con drones, por ejemplo, para la pulverización de tratamientos o la vigilancia.

Una apuesta por la sostenibilidad

Una de las principales ventajas que los expertos ven en los robots es cómo pueden significar un salto importante en la preservación del medio ambiente y los recursos. Porque dan soluciones sin químicos o sin compactar la tierra, con sistemas de propulsión eléctricos que no provocan emisiones. Quienes fabrican robots creen firmemente que la necesidad de cuidar los recursos naturales impulsará también el uso de robots, porque estos se adecúan muy bien a este propósito.

No se trabajará ya en grandes movimientos de preparación de tierra que requieren una gran cantidad de energía y fuerza, sino en pequeñas preparaciones que pueden llegar a ser incluso ‘puntuales’ porque también los métodos de siembra serán diferentes, no requerirán sembrar en líneas, sino que podrán sembrar siguiendo otros patrones.

Un futuro cada vez más cercano

Richard Van Hooijdonk, de Robotic Business Review, afirma que en 2019 la robótica afectará a la agricultura de diversas maneras:

1. Los robots abordarán la escasez de mano de obra agrícola
Uno de los rasgos característicos de la agricultura estadounidense es el descenso de la disponibilidad de mano de obra agrícola. Este problema ha llevado al desarrollo de robots cosechadores, como los fabricados por Harvest CROO Robotics. Este tipo de sistemas tienen una capacidad de trabajo similar a la de 30 empleados humanos.

Las capacidades de estas máquinas son impresionantes, pero, inevitablemente, despiertan el temor de que los robots sustituyan al resto de trabajadores agrícolas. No obstante, el investigador agrícola Jonathan Gill asegura que «los empleos ya se han perdido. Lo que en realidad intentamos es incrementar el nivel de habilidades de los trabajadores agrícolas para que puedan desempeñar funciones de gestión y supervisión de las flotas de vehículos autónomos».

2. Más plantas cosechadas y cuidadas por robots
Varias empresas están trabajando en tecnologías avanzadas que puedan llevar a cabo tareas como el cuidado de las plantas y su cosecha. Por ejemplo, el robot Xaver de Fendt, que se prevé lanzar el próximo año, puede realizar tareas como la plantación y la fertilización del maíz, así como el control de malezas y labores de reconocimiento.

Los robots también ayudarán a los agricultores evitando algunas de las pérdidas de 43.000 millones de dólares provocadas por las malezas resistentes a los herbicidas. Blue River Technology ya está vendiendo su robot See & Spray, que se comercializa como una máquina eficiente para el control de malezas. La adquisición de esta empresa por John Deere hace esperar más mejoras de este sistema robótico.

3. La robótica aumentará el rendimiento de los cultivos
Para garantizar que estas máquinas cada vez más eficientes tengan suficientes plantas que cosechar, varias empresas han desarrollado robots que trabajan con datos y análisis para aumentar el rendimiento de los cultivos.

Por ejemplo, el robot TerraSentia desarrollado por EarthSense puede avanzar de forma autónoma por los campos y medir varios parámetros mediante sensores avanzados y comunicárselos a los trabajadores humanos conforme analiza los cultivos. Además, en última instancia podrá detectar fitopatías comunes.

4. Los agricultores pasarán más tiempo en el negocio de la agricultura
Los agricultores cada vez recurren más a los robots para solucionar la escasez de mano de obra y satisfacer la creciente demanda de alimentos. Estos sistemas avanzados permiten ahorrar en mano de obra y en tiempo, a la vez que aumentan el rendimiento de los cultivos, lo cual demuestra que el avance tecnológico está penetrando en todos los aspectos de nuestras vidas.

Fuentes:

Enrique Dans:

https://www.enriquedans.com/2018/05/robots-y-agricultura.html

MIT Technology Review:

https://www.technologyreview.com/the-download/611196/weed-killing-robots-are-threatening-giant-chemical-companies-business-models/

Agriculturers: http://agriculturers.com/los-robots-un-nuevo-paradigma-en-la-agricultura/

Robotic Business Review:

https://www.roboticsbusinessreview.com/agriculture/4-ways-robotics-change-agriculture-in-2019/

Deja un comentario