chica realizando pruebas de innovación en agricultura escobi

La agricultura del futuro. ¿Estamos preparados?

¿Te has preguntado alguna vez cómo será el futuro? Seguro que sí, pero acertarlo es muy complicado. Pocos son los que con sus predicciones se adelantan a los hechos y es que el futuro es impredecible y sorprendente, pero en este artículo hacemos un repaso de la actualidad que puede indicarnos por dónde se moverá la agricultura del futuro.

Varias tendencias mundiales están influyendo en la seguridad alimentaria, la pobreza y la sostenibilidad general de los sistemas alimentarios y agrícolas.

La Cumbre Mundial de Gobiernos lanzó un informe llamado “Agriculture 4.0 – The Future Of Farming Technology” (Agricultura 4.0 – El Futuro de la tecnología de la agricultura), en colaboración con Oliver Wyman para la edición 2018 de este evento internacional. El informe aborda los cuatro principales desarrollos que ejercen presión sobre la agricultura para satisfacer las demandas del futuro: demografía, escasez de recursos naturales, cambio climático y desperdicio de alimentos.

El informe indica que, aunque la demanda crece continuamente, para 2050 tendremos que producir un 70% más de alimentos. Mientras tanto, la participación de la agricultura en el PIB mundial se ha reducido a sólo el 3%, un tercio de su contribución hace apenas unas décadas.

Aproximadamente 800 millones de personas en todo el mundo sufren de hambre. Y en un escenario sin cambios, el 8% de la población mundial (650 millones) seguirá desnutrida para el año 2030. La realidad es que muy poca innovación ha tenido lugar últimamente en la industria, en cualquier caso, nada indica que la escasez de alimentos y el hambre no vayan a ser un problema en las próximas décadas.

Para enfrentar estos desafíos se requerirá un esfuerzo concertado de los gobiernos, los inversores y las tecnologías agrícolas innovadoras. La Agricultura 4.0 ya no dependerá de la aplicación uniforme de agua, fertilizantes y pesticidas en campos enteros. En cambio, los agricultores usarán las cantidades mínimas requeridas y se enfocarán en áreas muy específicas. El informe además establece que las operaciones agrícolas deberán ejecutarse de manera muy diferente, principalmente debido a los avances en la tecnología, como sensores, dispositivos, máquinas y tecnología de la información. La agricultura futura utilizará tecnologías sofisticadas como robots, sensores de temperatura y humedad, imágenes aéreas, tecnología GPS y todo lo relacionado con IoF. Estos dispositivos avanzados, sistemas agrícolas y robóticos de precisión permitirán que los invernaderos sean más rentables, eficientes, seguros y ecológicos, ya que el futuro de la agricultura pasa por la sostenibilidad.

Los gobiernos pueden desempeñar un papel clave en la solución del problema de la escasez de alimentos, pero para ello, deben asumir un papel más amplio y más destacado que su función reguladora y facilitadora tradicional.

tecnologia para la agricultura del futuro

Tecnología al servicio de la agricultura

Lo que los agricultores aportan

Si bien la agricultura desempeña un papel menos importante desde el punto de vista económico generalmente en los países industrializados, es uno de los segmentos más importantes de la economía en muchas regiones de estos países como en el caso de la nuestra (Andalucía), y sobre todo en los países en desarrollo. Los pequeños propietarios juegan un papel clave en la producción de alimentos.

La tierra cultivable es muy valiosa

La cantidad de tierra cultivable disponible para la producción de alimentos por persona es limitada y disminuye constantemente. Esto se debe al crecimiento de la población, pero también a factores como la urbanización, la erosión y la desertificación. Por lo tanto, sólo el 0.5% de la superficie de la Tierra puede usarse para cultivos en crecimiento, aunque cada vez se habla más de los cultivos urbanos.

La población mundial está creciendo – ¿Habrá suficiente comida para todos?

Ya hay más de 7 mil millones de personas en la Tierra hoy, y esta cifra según muchos científicos aumentará a casi 10 mil millones a mediados de este siglo, y la demanda de productos agrícolas será un 50% más alta en promedio que en 2013. Esto significa que la demanda de alimentos aumentará significativamente.

Los hábitos alimentarios de los consumidores en los países industrializados requieren grandes cantidades de recursos y causan gases de efecto invernadero que dañan el clima.

Creando un futuro sostenible

La agricultura necesita innovación: los desafíos del mañana no se pueden resolver con los métodos de ayer. La inversión en investigación y desarrollo es más importante que nunca, para hacer que la agricultura sea más eficiente y también más sostenible al mismo tiempo. Las soluciones digitales, la protección de cultivos y los métodos modernos de mejora desempeñarán un papel importante en este proceso, al igual que el apoyo específico para los pequeños agricultores.

La agricultura orientada a los datos

Toda la eco-inteligencia es increíblemente valiosa y también muy compleja. ¿Cómo podemos hacer un seguimiento de todo y asegurarnos del buen mantenimiento de los sensores? De hecho, podemos estar creando más problemas que los que tenemos ahora. Y todo eso sin considerar que podría no funcionar, ¿cómo es esto más sostenible?

La automatización se hace cargo de la mano de obra, pero hay otros aspectos de la sostenibilidad que considerar. Las redes de sensores integrados nos permiten rastrear las emisiones de CO2 de la maquinaria, los patrones de crecimiento de las plantas, rastrear el crecimiento de las redes de micelios para obtener una perspectiva holística de la salud de nuestro ecosistema y muchas otras funciones que ya se están implantando. Los invernaderos locales pueden compartir datos para crear un plan que tenga en cuenta los recursos disponibles de cada plantación, la geografía y los precios de mercado de sus cultivos este año, todos automatizados con datos básicos de sensores.

Con la gran cantidad de información y ecointeligencia generada por un sistema de agro-automatización, podremos profundizar más para comprender los patrones de flujo a escala micro y macro de nuestro planeta. Ahora imagina que pudiéramos agrupar todos estos valiosos conocimientos de cada cultivo en una región, en cada región de un país y en cada país del mundo. Tendríamos una gran cantidad de información sobre los patrones de los ecosistemas que respaldan a nuestra sociedad.

Compartir nuestros recursos de manera colaborativa es la única forma en que podemos mitigar nuestro impacto sobre el medioambiente y evitar conflictos a medida que los recursos naturales se vuelven menos disponibles.

Para poder expandirnos al espacio, es imprescindible formar una especie completa para construir un mundo mejor. Y para hacer del mundo un lugar mejor, primero debemos entenderlo.

Fuentes:
http://www.oliverwyman.com/our-expertise/insights/2018/feb/agriculture-4-0–the-future-of-farming-technology.html
https://hackernoon.com/automated-farms-the-future-of-sustainable-agriculture-bffac5345a68

Deja un comentario